viernes, 26 de agosto de 2016

Reseña #127: Los hombres que no amaban a las mujeres

-Ficha técnica-

Título: Los hombres que no amaban a las mujeres
Título original: Män som hatar kvinnor
Autor/a: Stieg Larsson
Editorial: Destino
Nº de páginas: 665
Saga: Los hombres que no amaban a las mujeres #1 | La chica que soñaba con una cerilla y un bidón de gasolina #2 | La reina en el palacio de las corrientes de aire #3 | Lo que no te mata te hace más fuerte #4
ISBN: 9788423340446

-Sinopsis-

Harriet Vanger desapareció hace treinta y seis años en una isla sueca propiedad de su poderosa familia. A pesar del despliegue policial no se encontró ni rastro de la muchacha. ¿Se escapó? ¿Fue secuestrada? ¿Asesinada? El caso esta cerrado y los detalles olvidados. Pero su tío Henrik Vanger un empresario retirado vive obsesionado con resolver el misterio antes de morir. En las paredes de su estudio cuelgan cuarenta y tres flores secas y enmarcadas. Las primeras siete fueron regalos de su sobrina; las otras llegaron puntualmente para su cumpleaños de forma anónima desde que Harriet desapareció. Mikael Blomkvist acepta el extraño encargo de Vanger de retomar la busqueda de su sobrina. Periodista de investigación y alma de la revista Millennium dedicada a sacar a la luz los trapos sucios de la política y las finanzas Blomkvist está vigilado y encausado por una querella por difamación y calumnia presentada por un gran grupo industrial que amenaza con arruinar su carrera y su reputación. Contara con la colaboración inesperada de Lisbeth Salander una peculiar investigadora privada socialmente inadaptada tatuada y llena de piercings y con extraordinarias e insólitas cualidades. 

-Opinión-

Ya intenté leer este libro hace meses, pero su tamaño me intimidó un poco y lo dejé para otra ocasión. Me pareció una lectura asequible para los días de playa, porque no iba a terminármelo en una hora y le di una oportunidad. Me enteré que también hay dos adaptaciones cinematográficas de este primer libro, pero esperé a leerme el libro antes de verlas. 

Lo peor fue al principio, mucha información sin aparente sentido y la sensación de llevar medio libro y como si no hubiese leído nada, ya que sentía que medio libro era relleno. Se me hizo pesadísimo y tenía muchas ganas de dejarlo y pasar, pero mantuve la esperanza de que iba a mejorar. Y menos mal que lo hizo, tarde, pero lo hizo. Pasado la mitad del libro, notaba que la historia estaba estancada, no avanzaba ni para atrás ni para delante. Pero cuando ya creía que estaba todo perdido, que para qué leía yo este libro, el enorme nudo se deshizo con gran facilidad. A partir de ahí todo fue de mejor a mejor, era interesante, entretenido, atrapante y fascinante. Yo, desde esta humilde reseña, me pregunto si el autor no podría haber quitado como doscientas páginas en las que no pasa absolutamente nada y haber ido al asunto directamente.

La historia me pareció compleja e interesante, una novela negra en toda regla. Tiene algunos momentos algo crudos o duros, que ayudan al ambiente tan oscuro que rodea al libro en todas sus páginas. Me gustó como trata varios temas que suelen ser tabú en los libros y como se pueden captar algunas denuncias que hace el autor. El final es lo mejor del libro, ya que es un giro que al menos yo no me esperaba y que fue el broche perfecto para terminar. Creo que lo que me hizo seguir con la historia fue preguntarme y cavilar tantas veces con la resolución del misterio, no podía quedarme sin saber qué había ocurrido.

¿Lo mejor del libro? Lisbeth Salander. Hacía tiempo, pero que mucho tiempo, que no me encontraba a un personaje femenino de estas características. Lisbeth Salander puede parecer una chica difícil, que lo es, porque es extremadamente inteligente y fuerte, además de que no se corta un pelo. También es un claro ejemplo de que no hay que juzgar un libro por su portada. Me hubiese gustado que Lisbeth tuviese mucho más protagonismo, ya que es una secundaria frecuente en la mayor parte del libro. Mikael, el protagonista, me produce sentimientos encontrados. A veces quería matarlo por estúpido, parecía tonto. Pero otras veces había que darle una palmadita en la espalda y felicitarle. En general es un personaje algo tonto a veces, pero después te da alguna que otra sorpresa.

En general el libro me ha gustado, porque se ha salvado en la segunda mitad del libro, la primera fue sencillamente como una suave tortura. Al final mejora muchísimo y es cuando se disfruta la historia de verdad. Una buena novela negra y thriller a la que le sobran unas doscientas páginas, que se hacen muy muy largas. Tiene unos personajes bien definidos y que cada uno tiene su papel concreto, sin estorbar o sobrar. ¿Lo recomiendo? Sí, sí si tienes mucha paciencia y mucho tiempo. Si quieres una lectura rápida, mejor que ni te acerques.

-Puntuación- 3/5

1 comentarios:

Inees Izaal dijo...

Hola! Esta trilogía me encantó.
El personaje de Lisbeth me parecía muy complejo y la trama era genial... fue una lástima que el autor muriese y no pudiera terminar la serie :/
Me quedo por aquí como nueva seguidora :D

Un saludo!

Publicar un comentario en la entrada